El Real Jardín Botánico de Madrid es, en realidad, un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Fundado por Real Orden del 17 de octubre de 1755 por el rey Fernando VI en el Soto de Migas Calientes, cerca del río Manzanares, Carlos III ordenó el traslado a su situación actual en 1781, al Paseo del Prado, junto al Museo de Ciencias Naturales que se estaba construyendo y que actualmente es el Museo del Prado.

Pero lo que realmente es este centro de investigación es un gran jardín, un parque maravilloso. Un lugar para perderse, un sitio en el que pasear, en el que observar, en el que inspirarse, en el que aprender, en el que jugar…

 

Creo que puede ser una bonita excursión en familia, además, suelen organizar actividades y talleres. Yo pensaba ir este fin de semana con mi hijo y hacernos unas cuantas fotografías en las numerosas calabazas que han colocado en el jardín, además de recoger hojas secas, pasear, ver algunas especies propias de la época, etc.

Las calabazas del Botánico, una exposición que enseña a la entrada del Jardín las variedades cultivadas en su huerto.

Os lo recomiendo, si estáis o pasáis por Madrid… ¡no dejéis de visitarlo! Está muy bien situado en Plaza de Murillo 2, y la entrada general cuesta 4 euros, y los menores de diez años no pagan (además de otras exenciones de pago como los profesores, etc.).

¡Que disfrutéis de esta joya!

Más información en su página web.

 

Otro plan (con niños y sin niños): Real jardín botánico
Etiquetado en:                                                                                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *