La magia del orden. ¿Creéis que el orden realmente puede cambiarte la vida ? uuuummm… el otro día leí esto en una crítica al libro titulado “La magia del orden” de la autora japonesa, Marie Kondo (por cierto según la revista Time, se encuentra entre las cien personas más influyentes del mundo). Mi marido me dijo: “tu también podrías haberlo escrito (se refiere al libro, claro) y lo dice porque soy una persona muy ordenada. Es verdad, que soy de la opinión de que tener las cosas en su sitio ayuda mucho; ayuda a la memoria, ayuda a la organización, etc. pero… ¿tanto como para cambiarte la vida? Hay que reconocer que muchas personas prefieren vivir en un “desorden ordenado”, y si les cambias eso… puede que realmente no les estes ayudando, sino todo lo contrario.

Según cuenta Marie Kondo, la autora de “La magia del orden“, y comparto la opinión, tener desorganizado tu espacio influye en tu mente, te impide estar en paz y limita tu poder de decisión. Además si tienes poco espacio donde almacenar… como es mi caso ¡seguro que te piensas dos veces qué guardar y que no tener! Creo que me estoy volviendo muy práctica, y esto no se si achacarlo al poco espacio o a la edad 🙂

En cualquier caso… el libro ha sido todo un éxito y ha vendido más de cinco millones de ejemplares en más de 35 paises.

He aquí algunas de las claves del orden (según  Marie Kondo):

1.Empieza por categorías. Saca todo lo de una misma categoría (libros, ropa, etc.) y ponlo en el suelo.

2.Coge cada cosa con las manos, y preguntate si ese objeto te hace feliz.

3.Comienza a desechar las cosas más superficiales y deja para el final las que tengan más valor sentimental.

4. Para evitar el efecto rebote, organiza todo de un tirón.El éxito es tangible e inmediato y te motivará para mentener el orden.

5. Piensa que el probelma no es que no tengamos espacio para almacenar: es que tenemos más cosas de las que necesitamos o queremos.

También dice que no regalemos lo que nosotros no queremos. Yo con esta afirmación no estoy nada de acuerdo. Creo que el hecho de no quererlo nosotros no tiene porque significar que sea malo o que otra persona no lo vaya a querer. Es verdad, que debieramos tener alguna pista para pensar que puede gustarle y que le haga ilusión que se lo regalemos, pero ¿porqué no? es una forma bonita de “traspaso de objetos”.

Y propongo para la reflexión…

¿A que todos tenemos más cosas de las que necesitamos…? Tendemos a acumular…

¿Puedo vivir con solo lo imprescindible? ¿Qué es lo que considero imprescindible?

¿Cómo puedo empezar a desacerme de algunas cosas? ¿Qué empiezo a tirar?

¿Coloco esto aquí o allí mejor…?

No ordeno este armario, cajón, despensa, etc. porque no tengo tiempo… ¿seguro que es porque no tienes tiempo?…

¡Ah, por cierto! mi regla de oro, que quienes me conocen bien, saben que suelo cumplirla e incluso “presumo” de ello: siempre que entra algo, debe salir algo también (por ejemplo: si entra un vestido que me he comprado… debe salir otro. Es verdad, que hago alguna excepción, y suelen ser excepción los regalos… :)).

Veremos pues, si descubrimos cómo nos cambia la vida después de un día ordenado…

Orden
Etiquetado en:                                                                                                                                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *