Este fin de semana acudí a este restaurante, Mama Campo, con unos amigos. Había oído hablar del lugar e incluso lo había visto en revistas.

Saborea un nuevo concepto de alimentación ecológica en la Plaza Olavide de Madrid, anuncian en su página web.

Me gustan las comidas ecológicas, saludables y sobre todo de calidad, pero en esta ocasión, aunque el local prometía… no cubrió mis expectativas: el sitio justito, si bien la parte del bar (no restaurante) llama la atención por su cuidada y creativa decoración,

el restaurante me pareció pequeño, y eso que a nosotros nos colocaron en el piso de abajo, junto a la cocina en un espacio que han reconvertido en comedor privado (muy apropiado por otra parte, ya que ibamos con silleta de bebé).

La carta limitada y la cantidad de cada plato escasa.

no obstante bonitas presentaciones y calidad aceptable.

Por último, el precio: caro, en relación cantidad-calidad.

Además del bar-cafetería y el restaurante, tienen en un local cercano el supermercado con productos ecológicos y también tienda infantil.

Aún así, creo que hay sitios a los que hay que ir para poder luego opinar, y este es uno de ellos ¡que no te lo cuenten!

Mama campo
Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *